domingo

FELICIDADES, AMIGO JOSÉ GUADALAJARA


Desde este blog quiero felicitar a José Guadalajara por su reciente publicación de la novela LA LUZ QUE OCULTA LA NIEBLA, una historia intimista en la que su protagonista es una querida amiga mía y en la que, incluso, ha tenido a bien incluirme como un personaje más de este relato de amor.

Es un honor enorme para mí que la realidad, en la palabra de José Guadalajara, haya sido convertida en narración literaria y así se lo agradezco, porque me he visto sorprendido por un protagonismo que no merecía. Naturalmente, el autor ha tenido mi consentimiento para ello y estoy muy satisfecho con el retrato que ha hecho de mí en esta obra singular.

Como escritor que soy, reconozco mi deuda literaria con él y le agradezco en profundidad que, a partir de unas experiencias vividas por mí y por mi querida amiga -me reservo ahora pronunciar su nombre-, haya fraguado una historia tan auténtica y sincera.

Permíteme ahora, José Guadalajara, que, desde este humilde blog, recuerde el argumento de tu novela.



La llegada de un sobre inesperado mantiene a la protagonista de esta novela en un estado de incertidumbre. Los recuerdos comienzan a aflorar en su mente, y todo su pasado amoroso renace al mismo tiempo que se desenvuelve su vida actual. Esa irrevocable decisión de retrasar la apertura del sobre se mantiene hasta el desenlace, cuando ya hemos sido introducidos en la peripecia vital de la protagonista. 

La relación que ha mantenido con Mateo, un reputado arqueólogo, es la pieza clave de esta singular historia de amor. Desde que, a partir de una foto, se enamoró de él, la existencia de esta mujer liberal e independiente, a la que empieza a preocupar en exceso el paso del tiempo, cambió de forma decisiva. 

Ahora, ya con cincuenta años, pretendida por un escritor de novela romántica y por joven profesor de lenguas clásicas, su existencia ha cobrado un nuevo rumbo. Sin embargo, la carta que acaba de recibir, y cuya lectura ha pospuesto durante todo un día, contiene una noticia que la conmueve hasta sus raíces.